octubre 2017
L M X J V S D
« Jul    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  
Contenidos de terceros. Derechos de autor. Falsos mitos - Parte I
1984
post-template-default,single,single-post,postid-1984,single-format-image,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-11.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.2.1,vc_responsive

Falsos mitos sobre el uso de contenidos de terceros. Parte I

contenidos de terceros

Falsos mitos sobre el uso de contenidos de terceros. Parte I

La obtención de contenidos de terceros de carácter creativo con los que habitualmente se cuenta para nutrir el trabajo de una agencia, muy a menudo puede presentar dificultades relacionadas principalmente con su autoría y con las autorizaciones que tendrían que proporcionarse por parte de quien tiene los derechos para gestionarlos.

Una fotografía, un vídeo o una canción pueden resultar atractivos para ser incorporados al trabajo que se está realizando para un cliente, pero muchas veces por las prisas y por el desconocimiento que existe en relación a este tema, se pueden adoptar decisiones equivocadas que perjudiquen a ese cliente y a los terceros titulares de los derechos.

En no pocas ocasiones, esas decisiones mal adoptadas se basan en ciertas ideas o “mitos” que circulan con la falsa apariencia de ser verdaderos, correctos y acordes con la ley, cuando la verdad es que son justamente todo lo contrario.

Para ayudarte a distinguir la fantasía de la realidad, te presento una lista con las 8 afirmaciones más comunes (y por supuesto equivocadas) acerca de la obtención de contenidos de terceros:



MITO 1: "ESTÁ EN INTERNET Y POR ESO PUEDO USARLO SIN NINGÚN TIPO DE PROBLEMAS"

La confusión con Internet radica principalmente en la creencia de que todo lo que está incorporado a la red es de carácter “público”, y como es público, entonces cualquiera tiene la libertad de utilizar los contenidos de terceros que encuentre de la forma que quiera.

Esta afirmación no es correcta, y de hecho es justamente lo contrario.

Si está en Internet, es porque alguien, muy probablemente su autor, lo ha subido en algún momento. Y si ese contenido tiene un autor, entonces existen derechos de propiedad intelectual, por ello su autorización es imprescindible para darle cualquier uso a ese material.

Esto adquiere una importancia fundamental cuando hablamos de incorporar dicho material a trabajos que tienen una dimensión marcadamente comercial, como lo es todo lo relacionado con la publicidad y el marketing.

En resumen, si estás interesado en determinado contenido de terceros que se encuentra en Internet, habrá que ubicar al autor o titular de los derechos para gestionar la autorización necesaria para su uso.


MITO 2: "NO TIENE EL NOMBRE DEL AUTOR, POR LO QUE OBVIAMENTE NO TIENE DERECHOS"

Otro error común es pensar que los contenidos protegidos por derechos de autor  necesariamente deben estar identificados de alguna forma por el nombre de su autor, y si dicha identificación no figura, entonces el contenido “no es de nadie” y por ello es posible su utilización sin autorización.

Primero: no es necesario que una fotografía, un vídeo o un diseño tengan incorporado el nombre de su autor o cualquier otro símbolo (por ejemplo ©) para que a éste se le reconozcan derechos sobre su creación.

Tal y como ya comentamos en el artículo “7 Claves para entender los Derechos de Propiedad Intelectual (LPI)”, la protección legal de una obra nace con su creación. Esto significa que el autor no necesita ni registrar su obra ni cumplir con cualquier otra formalidad, salvo el concebir su idea y manifestarla de alguna forma, para que la ley le proteja.

Derechos de Autor: Los Derechos Morales

En segundo lugar, hay que tener presente que muchos autores eligen el anonimato, lo cual es un derecho para él. El querer mantenerse en el anonimato no implica la pérdida de ningún tipo de derecho, y menos el sobrentender que se cuenta con su consentimiento para usar su material.

Pero quizás, en la práctica, el punto más importante en este contexto radica en que especialmente en Internet, quienes hacen circular contenidos de terceros, por ejemplo, publicando una fotografía en alguna red social, lo hace sin citar la fuente, lo cual, con el tiempo, termina imponiendo un anonimato obligado para su autor. ¿La pérdida de notoriedad de su autor produce la pérdida de sus derechos? Claramente no.

Por todo lo anterior, si te encuentras con contenidos que aparentemente no tienen dueño, no contienen identificación ni ningún otro símbolo que indique derechos reservados o algo similar, procura averiguar la fuente original y obtener los derechos que permitan que utilices ese material.


MITO 3: "COMO ES UN VÍDEO PUBLICADO POR UN USUARIO DE YOUTUBE, TENGO LIBERTAD PARA USARLO EN LA PRÓXIMA CAMPAÑA DE MI CLIENTE"

El caso es el siguiente: supongamos que para el desarrollo de una campaña, deseas incorporar los mejores goles de un famoso delantero. No sabes a quién tienes que pedir permiso para utilizar esos vídeos, y por ello acudes a YouTube, descubriendo que el usuario “XPtrrez81cc” tiene una maravillosa selección de goles en un vídeo montado por él mismo. ¿Es posible utilizarlo?

El caso anterior es real, me lo plantearon un par de meses atrás. El punto radica en la confusión que generaba para la agencia el hecho de que el vídeo en cuestión estaba en YouTube, tenía muchas visitas y aparentemente no había generado ningún problema a terceros. Por último, y en el caso de que hubiese un problema legal por existir derechos comprometidos, el infractor era el usuario y no la agencia, ya que el vídeo había sido montado y publicado por él.

En casos como este no debe haber ningún tipo de confusión: es imprescindible pedir los derechos de los verdaderos titulares de los vídeos.

El hecho de que el material se encuentre en Internet, subido por un usuario que aparentemente no ha tenido problemas y que YouTube no tenga activados sus mecanismos de protección de derechos de autor, no implica que ese material sea legítimo y su utilización lícita.

derechos morales derechos de autor

derechos morales derechos de autor parte I

Puede que al titular real no le interese reclamar a un usuario cualquiera el uso sin consentimiento de determinados vídeos (lo que no significa que no tenga derecho a hacerlo), pero cuando existen finalidades comerciales de por medio, especialmente de tipo publicitarias, ten por seguro que sí se reclamarán los derechos, lo cual puede traer importantes efectos (retiro del material de la campaña, el pago de una indemnización, etc.).

Por todo lo anterior, y teniendo en cuenta que el usuario que montó y subió el material no es el titular, si persiste el interés por usar este tipo de contenidos de terceros, habrá que hacer una labor de investigación hasta encontrar a sus verdaderos titulares.


MITO 4: "PUEDO UTILIZAR CONTENIDOS DE TERCEROS PORQUE EN INTERNET DICE QUE ESTÁN EN DOMINIO PÚBLICO"

Recordemos que todas las obras que tienen protección legal bajo derechos de propiedad intelectual, entran a dominio público después de un lapso de tiempo (en España, 70 u 80 años después de la muerte de su autor, según la fecha de su fallecimiento), lo que significa que cualquiera puede utilizar esa obra para el fin que considere.

En muchas ocasiones se recurre a Internet para consultar qué obras se encuentran en dominio público, sin embargo, no recomiendo esta práctica básicamente porque si bien una obra puede estar en dominio público, respecto de ella, pueden recaer otro tipo de derechos de propiedad intelectual diferentes a los derechos de autor y, por lo tanto, para su utilización, necesitamos la autorización del titular de esos derechos.

Ejemplo: la obra musical del compositor Wolfang Amadeus Mozart está en dominio público, sin embargo, la interpretación que de esa obra hizo el año pasado La Filarmónica de Londres, no está en dominio público. Los derechos de interpretación de la orquesta y los derechos de la discográfica están totalmente vigentes, aun cuando ya no estén vigentes los derechos de autor.

Estos son los matices que desde luego traen muchísimas confusiones, y que fácilmente puede inducir a error. Por ello, ante lo fácil que es equivocarse con las obras en dominio público, la recomendación principal es no fiarse de lo que se lee en Internet. Si existe intención de usar contenidos que se cree están en dominio público, lo mejor es asesorarse.


Hasta aquí la primera parte de “Falsos mitos sobre el uso de contenidos de terceros”. En el próximo artículo veremos los siguientes cuatro falsos mitos más comunes a la hora de usar contenidos creativos de terceros. Puedes verlo haciendo clic en la imagen siguiente:

contenidos de terceros

¿Puedo utilizar todo lo que tiene licencia Creative Commons? ¿tienen derechos los vídeos caseros de Youtube? Esto y más en la próxima entrada, ¡nos vemos!

Falsos mitos sobre el uso de contenidos de terceros. Parte I

No Comments

Post A Comment